page title icon Bicicleta Estática vs Elíptica: ¿Cuál es mejor para entrenar en casa?

Escrito por
Nacho Torices
Actualizado en Junio de 2022

Este es un post invitado de Nacho Torices, autor del blog ciclotop.com.

La bicicleta estática y la bicicleta elíptica son dos de las opciones más populares entre quienes desean practicar deporte con el objetivo de adelgazar. Y en especial, para aquellos que desean hacerlo en casa. Ambas tienen características parecidas, pero también importantes diferencias. De todo ello hablamos en este artículo, donde te explicamos además, otros factores a tener en cuenta para elegir una u otra, como el espacio disponible en casa.

Por qué entrenar en casa con una de ellas

Tanto una como otra están en el elenco de aparatos indispensables de cualquier gimnasio. Pero antes de entrar a analizar las similitudes y diferencias entre ambas bicicletas, conviene recordar que ambas son máquinas para usarse indoor, y es por esto que cada vez están más presentes también en casa. La razón de esto es que los modelos más básicos son realmente asequibles… aunque los más sofisticados sólo están al alcance de los deportistas ‘pro’.

En cualquier caso, las dos ofrecen las siguientes ventajas cuando se usan en el ámbito doméstico, que también se pueden aplicar a otros aparatos dirigidos al entrenamiento individual en casa:

  • Se adaptan a los horarios, costumbres y ganas de entrenar de sus usuarios.
  • Permiten entrenar mientras se ve la televisión, se escucha música o tiene lugar otra actividad en la que el usuario puede estar de manera ‘pasiva’.
  • Propician un ahorro de tiempo y dinero en lo que se refiere a los gastos de desplazamiento.
  • Hacen posible que la sesión de entrenamiento tenga lugar en cualquier día del año, independiente de las condiciones climatológicas del exterior.

Bicicleta elíptica y Estática: Similitudes

Estas dos máquinas basan su funcionamiento en la simulación de otra actividad deportiva y suponen una buena alternativa al entrenamiento en el exterior, ya sea por cuestiones meteorológicas o de comodidad.

Tanto con una como con otra, el usuario podrá realizar una actividad aeróbica, es decir, aquella destinada a mejorar la resistencia física y a reducir el peso por medio de la quema de calorías (a diferencia de la actividad anaeróbica, que es más explosiva y destinada a mejorar la musculatura y la fuerza).

Eso hace que el ejercicio realizado con ambas sea de nulo o muy bajo impacto, ideal para todo tipo de personas, incluidas las que parten de un estado de forma más modesto. Esto hace que tanto una como otra sean opciones perfectas para quienes retoman la actividad deportiva después de una lesión, sobre todo en comparación con la otra gran alternativa doméstica: la cinta de correr.

A nivel de diseño, las dos máquinas se llaman ‘bicicleta’ porque cuentan con pedales para accionar su movimiento. Es decir, involucran necesariamente al tren inferior del usuario en su actividad. También cuentan con elementos en forma de manillar destinados a las manos.

Y es en el manillar donde está otra de sus similitudes: la consola o monitor, que actúa como cerebro de la máquina. Este elemento permite contabilizar numerosos parámetros y mostrarlos en la pantalla, para información del usuario: velocidad, estimación de calorías quemadas, etc.

Diferencias entre la bicicleta estática y la bicicleta elíptica

A pesar de las similitudes, son más numerosas e importantes las diferencias entre ambas máquinas. En primer lugar, las actividades que simulan son distintas.

La bicicleta estática se basa en el ciclismo, pues cuenta con un sillín y el tren superior se mantiene más o menos rígido. En cambio, la bicicleta elíptica simula una actividad más completa, equiparable al esquí nórdico o incluso al running, según la velocidad empleada: la máquina carece de sillín y el manillar (llamado de doble acción) hace que el usuario ejercite también los brazos en movimientos alternativos y acompasados con el resto del cuerpo.

Los pedales son también distintos: los de la bicicleta estática son los habituales de una bicicleta tradicional, mientras que los de la elíptica son más bien plataformas en las que el usuario puede posar el pie con mayor amplitud.

Por lo que respecta a la quema de calorías, los valores son muy parecidos en una y otra, pero es superior en el caso de la elíptica gracias a que su ejercicio es más completo e involucra también el tren superior.

Por último, el precio también se puede considerar una diferencia: aunque todo depende del modelo, el precio medio de una estática es más bajo que el de una elíptica, puesto que su diseño suele ser más complejo.

Necesidades de espacio de una y otra

Si uno de los factores fundamentales para tu elección es el espacio que ocupan en casa, tendrás que fijarte en las medidas de cada modelo para valorarlo. Pero, en líneas generales, las bicicletas elípticas suelen ser más ‘aparatosas’. Además, las versiones plegables son aún relativamente escasas en el mercado de las elípticas.

Hay que tener en cuenta que, además del espacio que ocupa la elíptica, debes dejar margen para que se pueda realizar el rango completo de movimiento de los pedales.

Más comunes son las bicicletas estáticas plegables, ocupando un espacio reducido detrás de una puerta o dentro de un armario cuando no están en uso. En cualquier caso, debes tener en cuenta que las bicicletas de spinning (que son una variante de las estáticas con rueda de resistencia) rara vez son plegables y, por tanto, ocupan un espacio equiparable al de una elíptica.

Conclusión: cuál es mejor para casa

Ambas bicicletas son buenas opciones para entrenar en casa y el calificativo de ‘mejor’ responde a cuestiones subjetivas y particulares de cada caso. Por ejemplo, la bicicleta estática será más adecuada para:

  • Deportistas que quieren simular la actividad de ciclismo, ya sea por gusto o por necesidad.
  • Personas que priorizan el ahorro de espacio (excepto si se elige una bicicleta de spinning).
  • Usuarios que no disponen de un presupuesto muy elevado.

En cambio, la bicicleta elíptica se presenta como una máquina ideal para un entrenamiento más completo y, sobre todo, más adaptada a los siguientes usuarios:

  • Deportistas que desean simular el running o las caminatas exigentes (marcha nórdica, esquí nórdico, etc.)
  • Personas que desean ejercitar grupos musculares más amplios.
  • Usuarios con mucho espacio disponible en casa.
  • Corredores o atletas que salen de una lesión o desean realizar un esfuerzo de nulo impacto.
  • Personas que buscan un mayor gasto calórico en sus sesiones.
Aquí puedes valorar este artículo:
(Votos: 2 Promedio: 5)

Puede que también te interese

Deja un comentario