page title icon Humedades en Casa: 7 Consejos Eficaces Para Evitar que Aparezcan

Foto del autor
Escrito por
Rubén Ruiz
Actualizado en Mayo de 2022

El exceso humedad en tu casa puede traer consigo bastantes inconvenientes. No sólo puede provocar manchas y otros problemas a nivel estético, sino que también puede provocar problemas de salud y en casos más extremos hasta problemas en la integridad estructural de tu casa.

En este artículo, te cuento cuáles son los tipos de humedad más comunes que te puedes encontrar, cómo se generan y 7 métodos diferentes que puedes utilizar para controlar y eliminar las humedades en casa. Si te interesa, sigue leyendo.

¿Cómo podemos saber qué tipo de humedad tenemos en nuestra casa?

Es fundamental conocer características que distinguen a cada tipo de humedad para determinar qué tipo de humedad tenemos en casa. Si conocemos el tipo de humedad, será más fácil que sepamos cómo combatirla.

Tendrás que fijarte en distintas pistas, por ejemplo, si la pintura se está descascarando o agrietando en la parte superior o inferior de la pared, si hay manchas en el revestimiento de las paredes y hay un exceso de vapor en las ventanas, los cristales y los espejos de tu casa. La aparición o no de moho también te da una idea de cuánto tiempo han estado esas humedades presentes.

Tipos de humedad y cómo se generan en el hogar

Hay algunas formas en las que se puede generar humedad en tu casa y es importante conocerlas.

  1. Clima: La forma más habitual es a través de las condiciones meteorológicas. Cuando hace calor en el exterior, el aire del interior de tu casa puede retener más humedad.
  2. Condensación: La humedad climática puede empeorar con actividades como cocinar o ducharse, que añaden aún más humedad al aire. Estas actividades aumentan la humedad de aire y generan condensación. Esto ocurre cuando el aire caliente entra en contacto con superficies frías, como ventanas o paredes. La condensación puede controlarse mejorando la ventilación y el aislamiento.
  3. Fugas e Inundaciones: Otra forma de generar humedad en tu casa es a través de fugas de agua o inundaciones. Esto puede provocar humedad en el suelo, que puede ser difícil de controlar.

Consejos para reducir la humedades en casa

La humedad en tu casa puede ser un problema grave. Puede causar daños estructurales en tu casa, además de crear un ambiente propicio para la aparición de moho que puede afectar a tu salud activando alergias y problemas respiratorios. Además, la humedad también puede hacer que tu casa se sienta fría e incómoda. Por suerte, hay algunas cosas que puedes hacer para eliminar la humedad de tu casa.

1 Identifica el origen de la humedad en tu casa y toma medidas para solucionarlo

La mayoría de la gente está familiarizada con la incomodidad de enfrentarse a un problema de humedad en su casa. Ya sea por el olor a humedad, la condensación en las ventanas o el crecimiento de moho, el exceso de humedad puede conducir rápidamente a un ambiente insalubre.

El primer paso es identificar el origen del problema. Esto puede requerir ponerse a investigar un poco, pero es importante reducir las posibilidades para que puedas arreglar el problema rápidamente y evitar más daños.

Una vez localizada la fuente puedes tomar medidas para repararla y reducir los niveles de humedad en tu casa. En muchos casos, el origen del problema es una fuga de agua. Incluso un pequeño goteo puede añadir una cantidad significativa de humedad al aire, por lo que es importante reparar las fugas en cuanto se descubran. Además de arreglar la fuga en sí, también es importante identificar y abordar cualquier fuente de humedad potencial que pueda estar contribuyendo al problema.

2 Instala un deshumidificador para reducir los niveles de humedad en el aire

Una de las formas más eficaces de reducir la humedad en tu casa es utilizar un deshumidificador. Los deshumidificadores funcionan eliminando la humedad del aire, lo que puede ayudar a reducir la humedad y mejorar la calidad del aire.

Otra forma de reducir la humedad en tu casa es utilizar un aparato de aire acondicionado. Los aires acondicionado, ya sean de sistema split o aires acondicionados portátiles también son eficaces para reducir la humedad cuando se utilizan junto con un deshumidificador. A menudo los sistemas de aire acondicionado no sólo enfrían el aire, sino que también eliminan parte de la humedad del mismo para que la refrigeración sea más eficaz.

3 Sella cualquier grieta o hueco alrededor de tus puertas y ventanas

Una de las principales formas en que la humedad puede entrar en tu casa es a través de grietas y huecos alrededor de puertas y ventanas. Sellar grietas y huecos puede ser una forma sencilla y eficaz de reducir la humedad en tu casa.

Puedes sellar las grietas, juntas y huecos con pistola de silicona, burletes o escobillas de puertas.

4 Utiliza extractores de aire en el baño y la cocina para expulsar el aire húmedo

Otra forma de reducir la humedad en tu casa es utilizar extractores en baños y cocinas.

Los cuartos de baño y las cocinas son dos de los lugares más habituales en los que puede acumularse la humedad, por lo que el uso de extractores puede ser una forma estupenda de mejorar el flujo de aire y reducir la humedad en tu casa.

Piensa en la última vez que te diste un baño bien caliente o herviste pasta, y recuerda lo rápidamente que se empañaron los espejos y las ventanas. Un extractor de aire expulsará todo ese aire húmedo antes de que tenga tiempo de adherirse a muebles y paredes.

5 Limpia cualquier derrame o fuga tan pronto como se produzca

Otra forma de reducir la humedad en tu casa es limpiar y en la medida de lo posible secar cualquier agua derramada o fuga en cuanto se produzca. Si limpias los derrames y las fugas antes de que los absorban las paredes, los suelos y los muebles, ayudarás a evitar que la humedad se acumule y provoque humedades y moho.

6 Cuelga la ropa y las toallas en el exterior

Otra forma de reducir la humedad en tu casa es utilizar tendederos para secar la ropa y las toallas al aire libre. Cuando secas la ropa en tu casa, el agua de la ropa se transfiere al aire interior de tu casa y con el tiempo puede acumularse en los muebles y las paredes.

7 Si tienes una secadora, comprueba que el tubo de extracción está instalado correctamente

Toda el agua que la secadora extrae de la ropa se expulsa a través de su tubo de extracción, por lo que si ese aire acabara dentro de tu casa añadiría una cantidad enorme de humedad al aire. Asegúrate de que no hay fugas y de que el tubo va directamente a la calle.

O simplemente hazte con una secadora sin tubo de extracción. Son más cómodas y toda la humedad se concentra en un depósito que tienes que vaciar cada pocos días o en el desagüe si lo que tienes es una lavadora-secadora.

Conclusión

La humedad en el hogar puede tener un gran impacto en tu comodidad y tu salud. Un exceso de humedad puede provocar la aparición de moho, bacterias y otros alérgenos, mientras que una humedad insuficiente puede causar irritación de la piel, hemorragias nasales y otras cosas. Por suerte, hay formas de ajustar el nivel de humedad de tu casa en función de la estación.

Es importante ser consciente de los efectos de la humedad en tu casa y tomar medidas para ajustarla. Siguiendo los consejos de este post, puedes mantener sano y agradable en tu casa durante todo el año.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
Autor
Rubén Ruiz
Soy arquitecto, diseñador de interiores y un apasionado por todo aquello que hace de una casa un lugar mejor en el que vivir. En Inteligencia Doméstica analizo productos y doy consejos desde un punto de vista crítico y sincero para ayudarte a elegir de forma inteligente.
AQUÍ te cuento más sobre mi y sobre cómo empezó Inteligencia Doméstica.

Puede que también te interese

Deja un comentario