page title icon9 Consejos para Mantener Tu Casa Fresca en Verano (sin necesidad de aire acondicionado)

Escrito por
Rubén Ruiz
Casa fresca en verano consejos
Actualizado en Octubre de 2022

El verano es el momento perfecto para disfrutar del aire libre, pero a medida que aumentan las temperaturas en el exterior, también lo hace el calor en nuestras casas. Llega el calor y con él la necesidad de mantener nuestras casas frescas. Aunque encender el aire acondicionado es la forma más fácil de mantener la casa fresca, también puede resultar bastante caro.

Aquí te dejo 9 consejos para mantener tu casa fresca en verano sin pagar una fortuna en la factura de la luz.

1 – Mantén las ventanas y puertas cerradas durante las horas más calurosas del día

Cuando las temperaturas empiezan a subir, puede ser difícil mantener tu casa fresca. Uno de los principales culpables es el aire caliente que entra del exterior. Durante las horas más calurosas del día, mantén las ventanas y puertas cerradas en la medida de lo posible, esto ayudará a mantener tu casa fresca y evitando que entre el calor.

Este consejo es útil también si tienes aire acondicionado, ya que mantener las ventanas y puertas cerradas te ayudará a mantener baja la factura de la luz, porque de esa manera hará falta menos potencia para mantener la casa fresca.

2 – Aprovecha la ventilación natural abriendo las ventanas por la noche o por la mañana temprano

Una forma de mantener tu casa fresca durante el verano sin usar el aire acondicionado es aprovechar la ventilación natural.

Por la noche, cuando el aire es más fresco, abre las ventanas y deja que la brisa fluya por tu casa. Por la mañana, abre también las ventanas, pero asegúrate de cerrarlas antes de que el sol dé directamente en tu casa. La ventilación natural es una forma estupenda de ahorrar energía y mantener tu casa confortable durante los meses de verano.

En algunos lugares abrir ventanas por la noche puede significar dar la bienvenida a mosquitos y otros insectos voladores. Para evitar esto coloca mosquiteras en las ventanas, con ellas puedes bloquear el paso de insectos y a la vez dejar que la brisa fresca entre en tu casa.

3 – Utiliza ventiladores de techo para hacer circular el aire y mantenerlo fresco

Los ventiladores de techo son una forma estupenda de mantener tu casa fresca durante los meses de verano. Al hacer circular el aire por la habitación, ayudan a igualar la temperatura, haciéndola sentir más fresca. Los ventiladores de techo también ayudan a reducir la humedad, que puede hacer que una habitación se sienta aún más caliente.

Cuando utilices un ventilador de techo, asegúrate de ajustarlo para que gire en sentido correcto (algunos pueden girar en ambas direcciones, para que los puedas usar en invierno para repartir el aire caliente por la casa). Esto creará una brisa refrescante, en lugar de agitar el aire caliente.

Para obtener los mejores resultados, instala ventiladores de techo en todas las zonas principales de tu casa. Así te asegurarás de disfrutar de una temperatura agradable durante todo el verano. Y si no te gustan por estética, también los tienes sin aspas, que casi parecen lámparas y hacen la misma labor.

4 – Usa extractores en la cocina y el baño para eliminar el exceso de calor y humedad

La cocina y el baño son dos de las habitaciones más importantes de tu casa a la hora de evitar el exceso de calor y humedad. Esto se debe a que estas habitaciones suelen generar mucha humedad, ya sea al cocinar o al ducharse. Si esa humedad no se elimina, puede provocar problemas como el moho, y además hace que la sensación de calor dentro de casa sea mucho mayor.

Los extractores son una herramienta muy buena para eliminar este exceso de calor y humedad. Al extraer el aire caliente y húmedo, ayudan a mantener la cocina y el baño secos y cómodos. Además, también pueden ayudar a mejorar la calidad del aire interior al reducir el número de contaminantes en el aire. Así que si buscas una forma de mejorar el nivel de confort de tu casa y la calidad del aire, asegúrate de instalar extractores en tu cocina y baño. Te aseguro que notarás la diferencia.

5 – Mantén tu casa limpia y libre de desorden para ayudar a que el aire circule más eficazmente

La mayoría de nosotros somos conscientes de la importancia de mantener nuestra casa limpia. No sólo es más agradable vivir en un entorno ordenado, sino que también puede contribuir a mejorar nuestra salud y bienestar. Sin embargo, lo que quizá no sepas es que una casa limpia también puede ayudar a que el aire circule con más eficacia y que la sensación de calor sea menor.

El polvo, la suciedad y otros residuos pueden acumularse en las superficies y en los rincones, dificultando que el aire circule adecuadamente. Como resultado, tu casa puede sentirse congestionada y estancada, así como el aire que respiras más sucio y cargado, lo cual influye en empeorar la sensación de calor en los meses de verano.

Para que el aire fluya fresco y limpio por tu casa, asegúrate de quitar el polvo, pasar la aspiradora y ordenar regularmente. Tomando estas sencillas medidas, puedes contribuir a mejorar la calidad del aire de tu casa y crear un entorno más confortable.

6 – Utiliza un deshumidificador para ayudar a eliminar el exceso de humedad del aire

Mucha gente no se da cuenta, pero el aire del interior de nuestras casas puede ser mucho más húmedo que el del exterior. Esto es especialmente cierto en verano, cuando los altos niveles de humedad pueden provocar una sensación de congestión e incomodidad en el interior así como una mayor sensación térmica.

Los lugares más proclives a generar un exceso de humedad son los baños, las cocinas, y cualquier lugar donde se haga ejercicio físico, por lo que si tienes un gimnasio en casa deberías probablemente la humedad de esa sala sea bastante alta. El exceso de humedad en el aire también puede causar problemas de moho, así como daños en los muebles y suelos de madera. Por suerte, hay una forma fácil de eliminar el exceso de humedad del aire: utilizando un deshumidificador.

Los deshumidificadores funcionan aspirando el aire húmedo y devolviéndolo a la habitación después de eliminar el agua, que queda en el depósito del aparato. Esto puede ayudar a mejorar la temperatura de la habitación y a reducir el nivel de humedad. Además, los deshumidificadores también pueden ayudar a

7 – Utiliza un humidificador para añadir humedad al aire si tu casa está situada en una zona de baja humedad

En muchas partes del país, los niveles de humedad en verano pueden caer en picado, dejando el aire seco e incómodo. Si vives en una zona de baja humedad, un humidificador te puede ayudar a mejorar la temperatura de tu casa.

La humedad del aire ayudará a refrescar las cosas, haciendo que te sientas más cómodo. Además, la humedad ayudará a reducir la electricidad estática y evitará que tu piel se sienta seca e irritada. Sólo tienes que asegurarte de limpiar el humidificador con regularidad para evitar la aparición de moho y bacterias.

8 – Toma duchas cortas en lugar de baños para evitar añadir un exceso de humedad al aire

A la mayoría de nosotros (yo me incluyo) nos encanta pasar mucho tiempo en la ducha, pero en los meses de más calor es aconsejable no pasarse. Se siente tan bien estar bajo el agua caliente y relajarse, pero todo ese vapor puede ser malo para tus pulmones y tu piel. Por no hablar de que se desperdicia mucha agua.

Una ducha de agua fría sería más recomendable, aunque también aporta humedad al ambiente.

Si buscas una forma de reducir tu impacto en la humedad del aire y por extensión en la sensación de calor en tu casa, un cambio sencillo que puedes hacer es tomar duchas más cortas. Esto ayudará a limitar la cantidad de humedad en el aire, que, además de hacer que las temperaturas parezcan más altas de lo que son, puede provocar problemas respiratorios como el asma y las alergias. También ayudará a evitar que tu piel se vuelva demasiado seca o demasiado grasa.

Así que la próxima vez que tengas la tentación de pasar 20 minutos más en la ducha, piensa en el bien que hará al planeta y a tu salud.

9 – Planta flores y árboles junto la casa para bloquear el sol y refrescar el aire

Si tienes un jardín o espacio junto a tu casa, rodearla de árboles y otras plantas y flores pueden ayudar mucho a mejorar la sensación térmica en verano.

El aire caliente se refresca al pasar ente sus ramas y hojas y esta brisa natural entrará en tu casa a una temperatura mucho más agradable y fresca. Además el aroma de las flores funcionará como un ambientador natural que potenciará esa sensación de frescor.

Sin duda uno de los mejores sistemas contra el calor en casa es la sombra de un gran árbol que impida que el sol golpee directamente en tu casa. Si tienes la suerte de contar con un jardín, considera plantar árboles estratégicamente para bloquear el sol en las horas más calurosas del día.

Conclusión

Mantener tu casa fresca en verano puede ser un reto, pero no es imposible. Siguiendo estos consejos, puedes mantener el calor fuera y hacer que el aire fresco fluya.  Tu casa será más agradable y podrás disfrutar de los meses de verano sin sudar ni sufrir por el calor.

Aquí puedes valorar este artículo:
(Votos: 1 Promedio: 5)
Autor
Rubén Ruiz
Soy arquitecto, diseñador de interiores y un apasionado de todo aquello que hace de una casa un lugar mejor en el que vivir. En Inteligencia Doméstica analizo productos y doy consejos desde un punto de vista crítico y sincero para ayudarte a elegir de forma inteligente.
AQUÍ te cuento más sobre mi y sobre cómo empezó Inteligencia Doméstica.

PUEDE QUE TAMBIÉN TE INTERESE

Puede que también te interese

Deja un comentario